Adelgazar, Consejos

¿Se puede reducir la espalda?

Últimamente, no paro de ver vídeos en Youtube y en las redes sociales con ejercicios para reducir la espalda. Aunque es un nombre muy atractivo, porque a un gran número de mujeres le interesa conseguirlo vamos a ver hasta qué punto se puede. Claro, en caso de que se pueda conseguir.

¿Es viable reducir la espalda?

El cuerpo humano tiene una serie de estructuras predeterminadas al nacer. Huesos, articulaciones, tendones que aunque con el ejercicio se pueden fortalecer y desarrollar levemente, realmente los cambios son poco perceptibles. El desarrollo de un tendón del brazo ni se va a notar, no tiene nada que ver con el incremento de masa muscular o la pérdida de grasa en el estómago.

Pero, ¿qué ocurre con la espalda? Se trata de un entramado de músculos, huesos y tendones así como de otro tipo de tejidos como puede ser el adiposo. En sí, el volumen y la dimensión de la misma se puede modificar a través de la alimentación y el entrenamiento. Por ejemplo, el desarrollo de la musculatura de los dorsales a través de ejercicios como las dominadas provocará una ampliación de la espalda. Así como, realizar una dieta de pérdida de peso, eliminará tejido adiposo y muscular.

Por lo tanto, ¿se puede reducir la espalda? Sí, pero ojo, no a través de ejercicios específicos. Mucha gente es presa fácil ante reclamos de rutinas de ejercicios para reducir la espalda, que lo único en lo que se basan es en movimientos para esta zona con pocos kilos o con el propio peso corporal. Tened en cuenta, que esto servirá para fortalecer la zona pero no se va a reducir. Lo que provocará que podamos reducir la espalda será la dieta, no el entrenamiento. Por tanto será más efectiva una rutina que provoque un mayor gasto calórico que una basada en ejercicios de espalda.

¿Cuáles son los límites?

De todos modos quiero matizar algo adicionalmente. No vayáis a pensar que la reducción de la espalda será brutal. Todo irá en proporción a la cantidad de kilos que nos sobren, y nuestra predisposición para quemar grasa de dicha área en particular.

Pero hay personas que no van a poder perder más de X tamaño. Ya que será el tamaño de nuestra estructura ósea lo que delimitará tal pérdida. Hay personas que son de espaldas anchas por tener una estructura ósea grande. Por fortuna o por desgracia, estas personas no van a poder reducirla más de tal eje. Cada persona nace con una serie de características particular y deberemos aprender a vivir con ellas.

Conclusiones

Así que, la próxima vez que veáis una rutina para reducir espalda cuestionaros sus resultados. Aunque hay nuevos estudios que apuntan que se puede quemar grasa localizada con ejercicios para la zona, son más los estudios que nos vienen a decir justo lo contrario. Así que permaneced siendo escépticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *